El otro peligro para el Madrid en Nicosia

Los ultras del campen chipriota, con un preocupante historial de lanzamiento de bengalas y gestos racistas, acumulan sanciones de la UEFALas casetas que conforman la frontera entre el lado turco de Nicosia y el grecochipriota tienen aire a pura decoracin folclrica hasta que el visitante despistado pasa por delante de los guardias mirando el mvil y sin ensear el pasaporte, lanzado por la comercial calle Ledra, con camiseta de futbol barata del Madrid falsas manchndose en los tenderetes. Sin barreras, sin armas a la vista, el control parece ms bien el turstico Checkpoint Charlie de Berln, con sus soldaditos yankis y soviticos de pega, que una autntica linde entre dos pases distintos. El grito de la oficial cambia de repente la percepcin: Su pasaporte! Dnde se cree que va?. El asunto se resuelve rpido, enseado el documento y ya de nuevo en territorio de la Unin Europea, es decir, en la parte chipriota de Nicosia, la nica capital del mundo que permanece dividida. El vestigio, con aroma a Guerra Fra, es imn para el viajero en una ciudad habituada a vivir con este tajo desde los aos 70, cuando al golpe de Estado promovido desde Grecia respondi Turqua invadiendo el lado norte de la isla. Desde entonces, fuerzas de la ONU patrullan esta peculiar frontera. Las dcadas suavizaron la tensin, que a veces aflora en el deporte. Cualquier visita a Nicosia de un club turco, de ftbol o baloncesto, suele acabar con incidentes.A puerta cerradaTambin aqu la poltica invade las tribunas, en ocasiones pasando de la reivindicacin en pancartas a los actos violentos. Esta noche, en el estadio GSP los jugadores del Madrid tendrn que lidiar con la presin ambiental de unos ultras bien conocidos por el Comit de Disciplina de la UEFA. Tienen su matricula tomada desde hace tiempo, por culpa de un feo historial de lanzamiento de bengalas y gestos racistas, ya sea en forma de banderas o con pitidos a jugadores negros. En competicin europea han tenido que jugar alguna vez a puerta cerrada o con gradas vacas por las sanciones.El ao pasado un seguidor del Nicosia fue condenado a 75 horas de trabajos para la comunidad y se le prohibi entrar al ftbol tras mostrar durante un partido en Larnaca una pancarta con el siguiente lema: Refugiados, marchaos a vuestra casa. Un mensaje mucho menos agresivo, pero tambin cargado de fuerte significacin poltica, se ley en septiembre en el fondo de los ultras del Apoel, cuando el Tottenham abri en Nicosia la fase actual de grupos de la Champions. Reivindicacin arqueolgicaAprovechando la visita de los londinenses, los aficionados locales -grecochipriotas- apoyaron la antigua reivindicacin ateniense sobre las obras arqueolgicas sustradas en poca el colonialismo ingls. La Historia no puede robarse. Devolvednos los mrmoles, en referencia a la coleccin de Elgin, piezas originarias del Partenn expuestas desde 1939 en el Museo Britnico. La pasada temporada, en la Europa League, los radicales del Apoel dejaron su huella en Bilbao, en forma de trifulcas varias antes y despus del partido en San Mams.